La historia de Cabo San Lucas se inicia en un remoto punto del tiempo cuando el lugar fue habitado por pobladores de los que poco se sabe, no obstante que dejaron huellas de su presencia en la zona. Uno de los hallazgos más importantes es el del hombre de Matancitas (un hombre de estatura elevada entre 1.75 y 1.80m), longevo (por lo menos de 75 años), y que se alimentaba de vegetales y proteínas. Los restos fueron encontrados en un lugar cercano a la playa conocido como Los médanos de el que forman parte las dunas del faro Viejo. Después habitaron los pericúes , hombres honrados y amistosos como los lugareños actuales, y eran notablemente grandes y bien formados.

Los pericúes estaban establecidos en el lugar cuando los expedicionarios comandados por Hernán Cortés, llegaron a hacer un reconocimiento de la región en 1535. Sin embargo, el primer contacto formal con la cultura aborigen se llevó a cabo en 1542 por medio de la expedición de Juan Rodríguez Cabrillo, quien hizo una reseña de las tierras y sus pobladores. La etapa histórica más rica en hechos se inicia con el establecimiento de la ruta de los galeones de Manila. Por su largo y penoso recorrido, se hizo obligado realizar una escala en un puerto donde se recuperara la gente, que generalmente enfermaba de escorbuto por falta de vitamina C, y se repararan las naves.

La necesidad de detenerse surgía también debido a la entrada de los Piratas Ingleses a la región. De esta época hay infinidad de leyendas sobre estos y sus tesoros enterrados en las colonias del sur. El primer pirata en aparecer fue Francis Drake, en 1578, con sus naves Pélican (que después fue Golden Hind), Elizabeth y Marigold. Luego, en 1578, arribó Thomas Cávendish, quién comandaba el Desiré y el Content, y atacó el cuatro de Noviembre al Galeón Santa Ana, logrando obtener un riquísimo botín. Estos nombres se mantienen vivos en las mentes de sus pobladores, pero, se van perdiendo de generación en generación. El desastre del Santa Ana acelera la búsqueda del lugar para establecer el puerto de escala. Nuevas expediciones llegaron con ese fin al lugar; la primera fue la de Sebastián Vizcaíno, el 3 de Septiembre de 1596, quien permaneció 7 días, lapso que permitió conocer la región y sus habitantes, Vizcaíno volvió a Cabo San Lucas el 15 de Junio de 1602, ocasión en que levantó el primer plano detallado de la zona.

Como consecuencia del reconocimiento que se hizo en estas otras expediciones, se recomendó la colonización de Cabo San Lucas con el establecimiento de una misión y un pueblo civil, pero estas sugerencias no fueron aceptadas y finalmente se escogió a Loreto. No obstante, la región de Cabo San Lucas siguió siendo un sitio estratégico para los piratas ingleses, que continuaron atacando a los galeones. El 21 de Diciembre de 1709, el pirata Woodes Rogers entró a la Bahía de Cabo San Lucas en sus naves Duke y Duches, al día siguiente tomó por asalto el galeón Nuestra Señora de la Encarnación y el Desengaño; Sin embargo, fué rechazado 4 días después por el Begonia. Rogers permaneció en el lugar hasta el 10 de Enero de 1710; Este lapso permitió conocer la región y hacer una detallada descripción de ella. En este viaje Rogers era acompañado por Alexander Selkirk, a quien había recogido en una isla de la costa de Chile y al que el escritor Defoe inmortalizó en su obra clásica Robinsón Crusoe.

El éxito de Wooders Rogers atrajo a otro corsario, Georges Shelvokl, quien estuvo en el lugar del 13 al 18 de Agosto de 1721, durante su estancia hizo detalladas observaciones corrigiendo en ocasiones a Rogers. Al volver a Inglaterra publicó los más antiguos dibujos de los pericúes a quienes describió así: ”Los hombres son altos, rectos y bien formados, tienen brazos muy grandes y cabello negro, grueso y mal cuidado, que no alcanzan los muslos como ha reportado un navegante anterior en su viaje, ni apenas hasta los hombros. Las mujeres son de una talla más pequeña sus cabello más largos que los hombres y en algunos casos casi cubren sus caras. Algunos de ambos sexos tienen buen aspecto, aunque de un color más obscuros de otros indios que he visto en estos mares, siendo del color de cobre oscuro.

” De su condición humana expresó: "el lector puede concluir racionalmente que no pueden ser más salvajes. Pero hay mucha diferencia entre lo que uno pensaría a primera vista de ellos y lo que verdaderamente son, por que por todo lo que podía observar de su comportamiento entre unos y otros, y hacia nosotros, son dotados con toda la humanidad inimaginable, y puede que debería dar vergüenza a las naciones, por que durante toda nuestra estancia allá constantemente entre tantos centenares de ellos, no percibimos mas que perfecta armonía; cuando uno de nosotros le regalaba algo comestible a uno de ellos en particular, siempre lo dividían entre tantas partes como había de gente al su alrededor y normalmente reservaba la parte más pequeña para él". Aunque Cabo San Lucas era muy frecuentado por barcos de diversas nacionalidades y por lo tanto conocido entre ellos, permaneció despoblado debido principalmente a la falta de fondos y misioneros jesuitas. ya en las postrimerías de la etapa colonial Cabo san Lucas fue testigo de la llegada del navío chileno "Independencia", bajo el mando de William Wilkinson, el 17 de febrero de 1822. Este navío, junto con el Araucano, fueron mandados a aguas mexicanas por el almirante chileno Lord Thomas Cochane, bajo el pretexto de auxiliar a los insurgentes en las guerras de Independencia.

Promulgada la constitución de 1824, la península formó parte del territorio de las Californias, el cual fue dividido en los municipios de: Cabo San Lucas, Santa Gertrudis y San Pedro Mártir. Los sucesos políticos nacionales no repercuten en la zona con la misma trascendencia que tuvieron en el interior del País. Al concluirse la lucha armada de 1910, Cabo San Lucas, como el resto de la península, inicia su proceso de desarrollo en todos los órdenes de la actividad humana. En 1905 se puso en funcionamiento un faro en el Océano Pacífico, en el punto mas austral de la península de Baja California conocido como el Cabo Falso, ligeramente al suroeste del Cabo San Lucas, con el propósito de orientar y proteger a los navegantes de las rocas de la costa del cabo; Pero también de resaltar, en estas costas, infestadas de buques de guerra norteamericanos, la presencia y soberanía del gobierno del General Porfirio Díaz y del pueblo de México.


Los materiales necesarios para su construcción llegaban en barcos al puerto de Cabo San Lucas y de ahí eran transportados en burro y mulas hasta el lugar de trabajo. Fue diseñado y construido bajo la dirección del Ing. Joaquín Palacios y Gómez de nacionalidad española. Hoy, conocido como El Faro Viejo, este monumento histórico se encuentra en "peligro de extinción". En 1917 una compañía americana inicia la explotación del atún, y realiza sus actividades en una planta flotante.

En los inicios de la década de los 20's, se construye la brecha que unió a San José del Cabo con Cabo San Lucas durante muchos años, hasta la construcción de la carretera de asfalto terminada entre 1969-1970 aproximadamente, y fue cuando "los marullos", "la lija", "puertas viejas" , el "cañón del diablo" y el "espinazo del diablo" dejaron de ser un reto y un dolor de cabeza para los chóferes de aquellas épocas. En 1927 se fundó la Compañía de Productos Marinos, S.A. de C.V. que le dio vida al puerto y al pueblo de Cabo San Lucas durante muchos años hasta que, abriéndole paso a la actividad turística, se muda al Puerto San Carlos, BCS, a finales de 1979 y principio de los 80´s aproximadamente.



Cabo San Lucas. Dibujo de J. Ross Browne. Año 1867.

Ciertamente Richi era un hombre singular y fuera de lo común, con un espíritu aventurero que distinguía a los primeros pioneros de esta costa; propietario de un corazón generoso que siempre estaba listo para dar de su abundancia a aquellos que la necesitaban. Poseído de esa peculiar facultad que ve la justicia desde un punto de vista abstracto y que hace lo correcto desde una conciencia de principio interno, más que de los dictados de las convencionalidades o la urgencia de las leyes de la sociedad. Cuando muchacho de sólo diecisiete años huyó de un ballenero inglés que tenía su fijó su base en Cabo San Lucas y vivió ahí por más de cincuenta años. Tuvo dos esposas mexicanas (algunos dicen que siete). Fundó una gran familia y, por los últimos años de su vida, fue considerado como un Rey Absoluto en su distrito –su palabra en todos los asuntos en disputa era considerada Ley; los contrapartes en su Corte quedaban siempre satisfechas con su veredicto y nunca apelaban a alguien superior como es tan común en comunidades más avanzadas y pulidas. Raramente dejó su casa, excepto una que otra vez viajes a La paz o Loreto y en una ocasión a San Francisco, cuyo ruido y bullicio fue demasiado para el viejo recluso, y de nuevo fue feliz al buscar la seclusión de su pacífica casa. Cada marinero tiene una palabra amable para el Viejo Richi, y el tono de respetuoso pesar que acompaña el pronunciar su nombre es segura indicación de que en el estéril punto de Cabo San Lucas un corazón gentil y un cerebro activo han encontrado su lugar de descanso, y sobre su tumba en el lugar que tanto amaba brotarán muchos y gratos recuerdos del pasado de un viejo amigo que fue muy considerado pero que ya se ha ido.


1.
Ross Browne, J. Explorations in Lower California. Harper's New Monthly Magazine. Vol. XXXVII. (221) Octubre de 1868. pp. 280-281. que a la letra dice:

"El Capitán Ritchie, un viejo inglés, vive aquí. Él es el único europeo asentado en el Cabo. No puedo sino hacer mención de él ya que es una de las instituciones del país. Hace cuarenta años él era un muchacho ayudante de cabina de un barco que pertenecía a su tío. Fascinado por los encantos de una morena señorita de San José , bajó del barco y se escondió hasta que éste hubo zarpado. Desde entonces ha vivido en Cabo o en sus cercanías. Su historia si no es de marcadas aventuras, está llena de interés. Ha sido anfitrión de todos los navegantes que han visitado la costa en los pasados cuarenta años. Contrabando, ganadería, pesca, granja y compra-venta han sido algunas de sus variadas ocupaciones. Ahora tiene una familia de mestizos alrededor de él, ninguno de los cuales habla el inglés. Ha hecho y perdido docenas de fortunas principalmente por vender y tomar whiskey. Ningún hombre es mejor conocido en la costa del Pacífico que el 'Viejo Ritchie'. Ha sufrido martirios a manos de los mexicanos. Sin causa alguna lo han robado, le han hecho pagar impuestos, le han hecho prisionero, han amenazado con matarlo; y ahora es considerado como un inevitable ciudadano de este país. Una vez confiscaron sus propiedades y lo llevaron a Mazatlán donde lo echaron a la prisión. Pero sobrevivió. Un barco de guerra inglés lo sacó de esa dificultad, y amenazó con bombardear la ciudad si lo maltrataban de nuevo. Las varias heridas que le fueron infligidas hubieran matado a cualquier otro hombre en la faz de la tierra. Será un milagro si llega a morir.



Casa del Capitán Ritchie. Dibujo de J. Ross Browne. Año 1867.

La casa del Capitán Ritchie en Cabo San Lucas es el hogar de aventureros de todas partes del mundo. La habitan almirantes, comodoros, capitanes y marineros. Piratas y filibusteros se refugian en ella. Mineros, comerciantes y vaqueros hacen de ella su casa. En pocas palabras la puerta siempre está abierta para todos. Todos los que tienen dinero pagan si así lo deciden; a los que no lo tienen él los alimenta y da de beber por compañerismo y por su generoso corazón. Ningún viajero cansado jamás se fue de su puerta sin descanso y comida. Desde la apertura de las minas San Antonio y Triunfo el Capitán Ritchie ha hecho buen negocio llevando carga y pasajeros a las minas. Los balleneros también encuentran conveniente llegar a su casa por carne de res fresca, de la que siempre tiene bastante."

  Textos tomados de la investigación "Mazatlán Decimonónico" de Antonio Lerma Garay.




Familia Ritchie
EsposaYnés Villavicencio, sus hijas Juana, Laiza, Lizzie y Lucrecia





Copyright (c) 2007. BlueCherry . Todos los derechos reservados.